Unos humildes traficantes de hachís encuentran un sarcófago de la era paleocristiana con una rara inscripción en latín bajo el suelo de su garaje. A partir de ese momento, la milenaria ciudad de Cartagena comienza a vivir un terrible e hilarante episodio de violencia y sangre.