paris, roma

Paris es un periodista de treinta años -con problemas de autoestima- recién arribado a Roma, donde comienza a trabajar como corresponsal y fotógrafo del diario más vendido en España. Su ilusión, el encanto místico de la profesión y esa pérfida ingenuidad de la que se sirven las grandes empresas para torturar psicológicamente, le hacen aguantar y resistir en un mundo oscuro, sin rostros, que poco a poco va conociendo.
El periodista y fotógrafo Julio Ocampo ( Villanueva de la Serena, 1981) nos brinda una epopeya frágil y sensible revestida con olores de albahaca, café y carbón. Una mente, una ciudad y un país donde lo metafísico termina confundiéndose con lo costumbrista, y al contrario. El pecado, lo importante es el pecado.