la marca negra

Hemos malgastado muchos años de nuestra vida en las áridas y rancias tierras de Murcia. Si has visto Perros de paja o Giro al infierno, te puedes hacer una idea de lo que estoy hablando. Nos ha dado tanto el sol en la cabeza que se podría decir que nuestras ideas, en lugar de madurar, fermentan. No es México, no es Texas, y mucho menos California. Sólo tenemos el sol y alguna playa virgen al otro lado del bancal desde el que los paletos nos vigilan con sus azadas en la mano. Sin embargo, en estas tierras sórdidas crecen los más sabrosos y exóticos frutos que todo el mundo se quiere llevar a la boca. Y en este contexto sin par, hacemos crecer lo nuestro.