“Feud: un odio de proporciones bíblicas”, por David Henche

Hollywood, años 60

Feud

Feud

Joan Crawford era una actriz sin trabajo y viuda y heredera del dueño de Pepsi. Mujer madura y estrella gastada que se negaba a envejecer –había sido considerada una de las actrices más bellas- y desaparecer que se aferraba al Oscar que había ganado por su papel en Alma en suplicio (Mildred Pierce) en 1945. De la Crawford se dijo que era promiscua, bisexual, emocionalmente inestable, alcohólica y con una obsesión enfermiza por la limpieza.

Bette Davis

Bette Davis

Bette Davis es considerada una de las mejores actrices de la historia, mucho mejor que su compañera en ¿Qué fue de Baby Jane?, que según decía luchaba por el realismo en lugar de la belleza, su caracterización como Baby Jane Hudson da fe de ello, pero con casi sesenta años su carrera estaba de capa caída. Su último papel importante fue en Eva al desnudo, doce años antes. La Davis intentó desarrollar su carrera al margen de hombres y productoras, una mujer adelantada a su tiempo.

Joan Crawford y Bette Davis se odiaban, se odiaban a muerte y Robert Aldrich que preparaba ¿Qué fue de Baby Jane? Tuvo la maravillosa idea de juntarlas en la pantalla (aunque esto no se cuenta así en la serie) porque sabía que con otras sería incapaz de alcanzar de una manera tan perfecta la rabia, el odio y el rencor que se profesaban las hermanas Hudson y alcanzar así las cotas de terror que la cinta necesitaba.

¿Cuándo comenzó el odio y la guerra entre estas divas?

Joan Crawford

Joan Crawford

Se dice que cuando Joan Crawford llegó a Hollywood y conoció a Bette Davis cayó enamorada inmediatamente y comenzó a enviarle regalos con la intención de beneficiársela. Davis, abrumada y agobiada ante tanto agasajo los rechazaba algo que hizo daño en el ego narcisista de la Crawford. Además, unos años antes del rodaje de Baby Jane, Joan, que era actriz de la Metro cambió de bando y ficho por Warner, una jugada maestra y casi imposible, los actores eran marionetas con contratos blindados y no podían ir y venir a su antojo por los estudios rivales, este nuevo contrato le supuso el papel de Mildred Pierce que en principio sería para Bette y como ya hemos visto, este fue el rol que le dio el Oscar a Crawford.

Joan Crawford y Bette Davis

Joan Crawford y Bette Davis

El año que nos ocupa, 1962, fue nominada a los premios de la academia como mejor actriz Bette Davis, Joan Crawford estaba tan rabiosa que llegó a pactar con el resto de las actrices que si el premio se lo llevaba alguna de ellas, sería ella quien subiría a recogerlo. El Oscar fue para Anne Bancroft y efectivamente, Joan pudo darle su ¡zas, en toda la boca! a su compañera en la película. No le resultó difícil llegar a ese acuerdo con las otras actrices, Bette Davis era una de las más odiadas de Hollywood. Vivien Leigh rechazó un papel en una película en la que tendría que compartir trabajo con la actriz alegando que “podría mirar la cara de Joan Crawford a las siete de la mañana en una plantación del sur, ¡pero desde luego no podría enfrentarme a la de Bette Davis!”

Ryan Murphy

Ryan Murphy

Ahora Ryan Murphy recupera esa rivalidad en Feud, un proyecto que llevaba moviendo por HBO durante años y que por fin ha salido a la luz en el que iremos viendo capítulo a capítulo como se desarrolla esta enemistad en el rodaje, un rodaje jugosísimo con cantidad de anécdotas que lo hicieron uno de los más desastrosos de Hollywood.

 

Jessica Lange

Jessica Lange

Pero Feud va más allá. Feud se atreve a tratar la situación de la mujer, de la mujer madura y de la mujer madura en Hollywood. Susan Sarandon y Jessica Lange representan a estas dos mujeres vulnerables que pasaron de tener una posición privilegiada en Hollywood –una industria machista, atención a las palabras de Catherine Zeta-Jones como Olivia de Havilland y Kathy Bates como Joan Blondell o a un gesto que tiene Stanley Tucci con su masajista- a tener que irse conformando con los proyectos que iban saliendo para no caer en el olvido porque en esta industria el hombre maduro no pierde status, al revés, adquiere poder, pero a excepción de algunos casos (Streep, Mirren) las mujeres, cuando llegan a determinada edad quedan relegadas a un segundo plano.

Susan Sarandon

Susan Sarandon

Al comienzo del Piloto de Feud, nos sitúan en la entrega de los globos de oro de 1961 y vemos por primera vez a Joan Crawford una estrella en horas bajas ya.

La actriz del momento es Marilyn Monroe y en esta gala recoge su globo de oro por Faldas y a lo loco. Marilyn es joven y bella y como espeta Ms. Crawford de una forma muy cínica y digo cínica porque no hay que olvidar que Bette Davis dijo: “Se ha acostado con todos los actores de la Metro a excepción de la perra Lassie”, con unas tetas muy grandes que no duda en pasar por la cara de todos. Mientras tanto Bette Davis se encuentra en Nueva York representando La noche de la iguana de Tennessee Williams sin nigún atisbo de gana o emoción.

Marilyn Monroe

Marilyn Monroe

Feud es eso, Feud es una crítica a una industria machista barnizada en una estética sesentera con una leyenda pop como mcguffin que promete hacer las delicias de los amantes de los culebrones del cine, del cine clásico y de las historias de cine que suceden dentro del cine.

 ¿Qué fue de Baby Jane?

¿Qué fue de Baby Jane?

Recomiendo, por supuesto, un revisionado de ¿Qué fue de Baby Jane? Una cinta que no caduca, pero sobre todo, si a alguien le parece exagerado el comportamiento de la señora Crawford le eche un vistazo a ese producto kitsch que es Queridísima mamá, un biopic de la actriz basado en la autobiografía de Christina Crawford –la hija adoptiva de Joan Crawford- para que vean el alcance del trastorno de personalidad de la diva encarnada por una excesiva Faye Dunaway. Una diversión de la serie B que el tiempo ha ido poniendo en su lugar (enorme el momento “no more wire hangers”) gracias a dios.

1 Comment

  1. Esta claro que morbo no le falta

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

© 2017 La Marca Negra Ediciones

Theme by FJ Mompeán